martes, 24 de abril de 2012

El matrimonio



El matrimonio fue hasta hace poco un tema que me causaba disgusto, no lo creía posible en mi caso, porque veía la frivolidad en la que está inmerso, me preguntaba ¿Por qué tengo que firmar un papel, hacer una fiesta y comprometerme si no creo en esto? Tal vez porque veía como la gente livianamente se desidia por esta opción y así como rápidamente lo decidían solo por el aspecto romántico, rápidamente se separaban por razones de incompatibilidad o por aburrimiento
Pensaron en la fiesta, en lo lindo que sería pero no se lo plantearon a futuro, no vieron que más allá del amor esta el compromiso, el esfuerzo de llevar una relación en la que se debe ceder y poner el 100% para que funcione y cuando este detalle aparece en su órbita se desasen de la molestia y siguen adelante, buscan otra pareja y la vida sigue.
 
Como dije, hasta hace poco esta era mi forma de pensar con respecto a ese asunto, no me gustaba, pero algo cambio, lo vi desde otra perspectiva, desde la mía y lo que quiero
 
No estoy de acuerdo con la superficialidad y la frivolidad que envuelve este vinculo pero no tiene que ser así en mi caso, si muchos lo ven así, como una fiesta y viviremos felices hasta que me aburra de ti, yo no lo veré de esa manera, esto es más profundo y es lo que me atrae más que la felicidad que los comerciales y revistas de bodas transmiten, se trata de estar acompañado, tener junto a ti a una persona confiable, que te amara y querrá lo mejor para ambos, los problemas estarán a la orden del día y pasaran temporadas estresantes como también temporadas de calma y alegría, la rutina diaria hará que todo se convierta en una forma de vida en la cual dar es de corazón y recibir es todo un agrado hasta que de viejitos al mirar atrás todo ese esfuerzo y logros sea un gran orgullo, aunque solo se haya llevado una llevadera vida en relativa calma. Viéndolo así, no me molesta, creo que encontrar a un compañero que este 100% comprometido con la causa y sea compatible es difícil, muy difícil y buscar y juzgar sin vendas en la cara es la clave, no todos deciden bien, la gente se equivoca y se separa pero es parte de la búsqueda, esa que puede ser infructuosa o fácil si se encuentra pronto ese compañero, pero el gran paso se da con la cabeza, mirando a futuro objetivamente, no solo por el amor reinante en el momento, viendo así me dan ganas, siempre y cuando sea serio.
 
El amor es maravilloso y el matrimonio un compromiso de dos que se hace más grande día a día y vale la pena pensar si se puede cargar sobre los hombros o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada